Cambiar la pantalla de inicio

Accediendo al Registro de Windows

El registro de Windows contiene muchas opciones con las que podemos personalizar la apariencia de nuestro sistema. Sin embargo, cuando hagamos cualquier modificación deberemos ir con mucho cuidado y saber siempre lo que estamos modificando pues de lo contrario comprometeríamos la estabilidad del sistema o incluso podríamos hacer que este no arracancara correctamente.

No obstante, si seguimos estos sencillos pasos al pie de la letra no tendremos ningún problema y como en el caso que nos ocupa lograremos cambiar la pantalla de inicio de sistema, algo que dará un toque muy personal a nuestro equipo, por ejemplo si queremos que se muestre el logotipo de nuestra empresa o una imagen que nos identifique.

Para acceder al registro debemos pulsar la combinación de teclas Imagen y escribir “regedit” o bien desde el menú de inicio de Windows buscar regedit escribiendo en el campo en blanco.

Modificando las claves del Registro

Se nos abrirá la ventana del Registro de Windows en la que desplegaremos la sección de Imagen, posteriormente buscaremos las subsecciones siguientes y accederemos una por una a las claves Imagen, Imagen, Imagen, Imagen , ImagenImagen y por último seleccionaremos la subclave de  Imagen. En el lado derecho del editor, haremos doble clic sobre el valor siguiente:

Imagen

Cambiaremos su valor de 0 original a 1 y seguidamente pulsaremos sobre OK.

El siguiente paso consiste en localizar la carpeta «oobe» que se encuentra en la ruta C:Windowssystem32. En ella crearemos una carpeta que denominaremos «info». Ahora, dentro de la carpeta que acabamos de crear, crearemos otra carpeta con el nombre «backgrounds».

En esta ubicación (C:Windowssystem32oobeinfobackgrounds) copiaremos el archivo de imagen que queramos colocar en el menú de inicio de sesión. Es importante que la imagen tenga la misma resolución que la de nuestro escritorio o de lo contrario no se visionará correctamente. Adicionalmente es requisito fundamental que tenga formato Jpg y su tamaño no sea superior a 256Kb.

Si hemos seguido todos los pasos correctamente, la próxima vez que apaguemos el equipo o iniciemos sesión, visualizaremos la nueva imagen personalizada (con nuestro logotipo o distintivo corporativo), dando un toque de profesionalidad y personalización a nuestro equipo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.