¿Amortizar préstamo o aportar al plan de pensiones?

¿Qué me conviene más?

Nos acercamos a final de año, y con ello la duda que se nos plantea sobre si nos saldrá más a cuenta realizar una aportación a un plan de pensiones o amortizar hipoteca de cara a reducir nuestra factura por IRPF en nuestra próxima declaración.

Repasando ambas opciones:

  • Aportar dinero a nuestro plan de pensiones hasta el límite de 8 mil euros. Esto nos reduce la base del IRPF, y su tributación se difiere hasta el momento en que se cobra el plan.
  • Si adquirimos nuestra vivienda habitual con anterioridad a la reforma de 2013, podemos efectuar amortizaciones anticipadas de los préstamos solicitados para su financiación. Con ello, lo que hayamos amortizado y hasta un límite de 9.015 euros disfruta de una deducción del 15%.

Eligiendo la mejor alternativa ante nuestra situación personal

Por supuesto, lo ideal es aprovechar ambas opciones hasta su máximo, pero como dice uno de los principios básicos de economía: los recursos son escasos y debemos estudiar cómo optimizarlos. Por ello, suponiendo que tenemos que optar por una de las dos vías, tendremos que tener en cuenta un par de aspectos:

  • Si hacemos cancelaciones parciales anticipadas el préstamo, tendremos un ahorro definitivo del 15% de las cantidades que hayamos pagado (lo que amortizamos en cada cuota más lo que hayamos satisfecho como amortización anticipada).
  • En cambio, si optamos por aportar a un plan de pensiones, tendremos un ahorro definitivo (medido por la diferencia entre lo que hubiéramos pagado ahora -a unos tipos altos- y lo que pagaremos en el futuro -a un tipo más bajo-), y un ahorro financiero (por retrasar el pago de la parte que sí deberemos liquidar a Hacienda).

Es decir, para calcular lo que ahorramos invirtiendo en un plan de pensiones tendremos que estimar la parte que  ahorraremos por la diferencia entre los tipos aplicados ahora y los esperados en el momento de la recuperación del plan y por otra parte estimar el ahorro financiero que se produzcan por el diferimiento del pago por los años que restan hasta la recuperación del plan y teniendo en cuenta la rentabilidad media del periodo. Si la suma de ambas cantidades es mayor al ahorro que obtendríamos si lo destinásemos a amortizar préstamos, nos convendrá invertir en un plan de pensiones.

Las incognitas son el tipo impositivo que esperamos soportar en el momento futuro cuando se produzca el rescate del plan, así como la evolución de la rentabilidad del mercado y la que nos genere el plan de pensiones. En líneas generales y omitiendo la rentabilidad que nos genere el plan, a mayor diferencia entre los tipos aplicables entre el momento actual y en el futuro, nos convendrá amortizar deuda hipotecaria.

En esta hoja de cálculo realizamos una simplificación de los posibles escenarios que se pueden generar.

Descargar archivo adjunto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.