Se acabó la crisis: Nuestro Senado ya tiene página web.



Esta mañana juro que pensé que me había levantado en un 28 de diciembre, y es que tenía un buen motivo para pensarlo al leer la siguiente noticia en Las Provincias.

No es que me haya extrañado que hayan hackeado dicha página, pues si hubiera sido ese el caso lo entendería pues todo quedaría en un caso anecdótico y engrosaría el listín de páginas víctimas de las acciones de cerebros del código. Pero no… El motivo de mi enfado es que, habiendo costado la friolera de 437.000 euros, el origen de este sabotaje informático radica en un fallo en la programación que permite que cualquiera pueda añadir texto en la página.

Claro queda que todos nos podemos equivocar, pero señores, en una página que ha costado tal despropósito de dinero, errores así no se deberían tolerar… ¿Acaso nos hemos vuelto locos al aprobar este gasto que desde mi punto de vista es totalmente innecesario?

 Mientras los españoles nos apretamos el cinturón y vemos mermada nuestra calidad de vida, estos señores lapidan dinero público en una superflua página sobre una institución superflua (valga la redundancia).
 ¿No hubiera sido mejor destinar este dinero público y que sale de nuestros bolsillos a algo productivo? Es una desfachatez que mientras nuestros policías, bomberos o personal sanitario tengan que renunciar a su paga extra, se tire el dinero en este despropósito.

No cuestiono que el procedimiento de adjudicación de oferta pública se haya llevado de forma correcta, ni que tampoco que detrás del coste de creación de la página estén ingentes horas de trabajo que justifiquen tal cantidad de dinero, ni siquiera me siento crispado porque la página se haya publicado con un error en su código… Lo que es intolerable es que se haya aprobado este proyecto en medio de la actual situación de reducción de gasto público que vivimos. ¿Con que cara nos anunciarán la próxima reforma subida de impuesto o recortes en prestaciones sociales?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.